¡¡Oído Cocina!!

Posteado: 25 septiembre, 2013 por SigueMiRastro en Descubriendo el Mundo, Indonesia, La Experiencia de la semana, Paises, Trueques por el Mundo, Vuelta al Mundo
Descanso para la foto

Descanso para la foto en la Cocina

Cuando estás relajado tomando unas cervecitas con tu churri y una gran amiga, cuando el dueño del bar te viene a decir que no tienen cerveza grande, que sólo les queda de la pequeña porque casi no tienen gente trabajando en el restaurante porque es ramadán, y casi todo el staff se ha ido a casa por lo que no ha habido nadie reparando en reponer la cerveza en el frigorífico… Cuando ves hasta a una niña echando una mano en lo que puede… Te vence el corazoncito y va Mila y suelta: “Si necesitas ayuda podemos venir a echarte una mano”.

Sí, al día siguiente aparecimos a la hora señalada, uno de los dueños, el que se disculpó la noche anterior, un tío inglés de unos cuarenta años no se lo podía creer a pesar de haberle asegurado varias veces esa noche que íbamos a aparecer al día siguiente. Somos sus superhéroes. ¡Javi es el Batman, Mila es Catwoman y Eva es Tormenta!

Las asignaciones fueron las siguientes: Mila y Eva de camareras, se encargaron de la zona jardín que comprendía 8 mesas para ellas solas. Javi por el otro lado fue la máquina limpia loza. Ni una máquina podría haberlo hecho más rápido y mejor. No había plato que se le resistiera mientras que limpiaba la loza medio agachado ya que la pileta era tamaño indonesia, vamos, muy pequeño. Las chicas se encargaron con la mejor de las simpatías de atender a los recién llegados. Les daban los menús, les contaban los últimos recortes en el menú, les tomaban nota, pedían las bebidas, traían las bebidas, pedían la comida, traían la comida, iban a por otros, otros repetían en las comidas, les preguntaban cosas que ni pajolera idea… Un caos muy divertido y que al final fueron capaces de gestionar, sobre todo cuando venían grupos de españoles y se hacían nuevos amiguetes.

La noche fue pasando a trompicones, a veces todo iba demasiado deprisa y las chicas tenían que ayudarse la una a la otra, a veces Javi recibía más platos de los que podía lavar sin apilarse 5 torres de loza y otras todo era tranquilo, ahí es cuando el barman nos venía y nos ofrecía zumos y bebidas muy ricas.

Al final llego el momento de cerrar la cocina y a eso de las 11 de la noche nos tocó a nosotros comer. Claro que no, la ayuda tenía carácter retroactivo por supuesto, queríamos una cena súper rica y muchas cervezas, y eso es lo que tuvimos acompañados del maravilloso staff del Taman Thai. Una experiencia inolvidable con una gente entrañable. Eso sí, no quisimos repetir otra vez que si no les pedíamos salario fijo.

Mila, ¿estas son las vacaciones que esperabas? ¿Repetimos?

SigueMiRastro en la Cocina

SigueMiRastro en la Cocina

Comentarios
    • SigueMiRastro dice:

      Pufff… no sabes lo extresante que fue trabajar en esta islita de Indonesia: El fregadero atascado siempre, a la medida de alli (muy pequeño), el agua corria casi sin presión, y me metían una prisa… El tema es que mereció la pena, ¡Que cena más rica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *