Sipadan, uno de los mejores días de buceo

Posteado: 18 agosto, 2015 por SigueMiRastro en Sin categoría
Green Turtle en Sipadan

Enorme green turtle en Sipadan

En esta experiencia de la semana os vamos a contar nuestro increíble día de buceo en Sipadan, un viaje que decidimos hacer al terminar de trabajar como DiveMasters en Tioman Island, antes de dirigirnos hacia el continente americano a seguir currando una vez más. Esta es nuestra experiencia de buceo en varios de los 100 mejores sitios de buceo del mundo en un solo día.

El centro de buceo Borneo Global Backpackers fue el encargado de llevarnos a Sipadan. Es un centro de buceo que opera desde Semporna, por lo que cada día que va a Sipadan se tiene que comer hora y media o dos horas de ida y lo mismo de vuelta. ¡Espero que nunca se olviden de nada en tierra! Nosotros como elegimos quedarnos en Mabul con el paquete ofertado por Sipadan Borneo sólo tuvimos que esperar en el backpackers a que nos vinieran a recoger y hacer sólo 50 minutos de camino (normalmente media hora pero el mar estaba muy picado).

Whitetip Shark en Sipadan

Tiburón de punta blanca en Sipadan

El camino no fue nada mal comparado con el trayecto en el botecido “sexy lady” de Borneo Sipadan que hicimos para llegar desde Semporna a Mabul, el que os contamos en el artículo sobre el paquete Mabul-Sipadan (en breve). Cuando llegamos a la isla de Sipadan tuvimos que registrarnos y prepararnos para el primer buceo, porque estábamos más que listos para adentrarnos en las aguas de lo que se supone uno de los top ten del buceo mundial.

Nuestro guía de buceo, un chaval local que debe de rondar los 25 años al principio un poco sosote, pero según iba avanzando el día y cogiendo más confianza, el chico cada vez era más simpático. El primer buceo fue en Coral Garden. Nada más tirarnos al agua una tortuga verde de metro y medio vino a saludarnos. Fue el buceo del día más profundo de todos y hasta nos adentramos en el blue para ver si aparecían tiburones martillo, aunque no pudo ser, la verdad es que fue fantástico estar en el medio de la nada a la expectativa de lo que pudiera venir. Y mira tú, tiburón martillo no, pero ahí encontramos al primer de muchos tiburones grandotes de punta blanca. El resto de buceo tranqui, sin mucho que resaltar salvo algún que otro tiburoncio, peces payaso ballesta y la pared del punto de buceo que caía y caía hasta más allá de los 60 metros en su primer escalón ¡¡Sólo era el primer escalón!!

Barracudas en el Barracuda Point

Banco de barracudas gigantes en el Barracuda Point, Sipadan

Volvimos al barco y de ahí a la isla a hacer un descansito de una hora más o menos antes de adentrarnos en el punto de buceo más famoso de la isla, el Barracuda Point, uno de los 100 mejores buceos del mundo. Tomamos el sol, cogimos fuerzas y listos para tirarnos de nuevo al agua.

¡Madre del amor hermoso santísimo de todos los santos! ¿Pero todos esos bichos caben en un solo buceo? ¿Pero, pero, pero qué es esoooo? Tiburones de punta blanca por todos lados, nada tímidos; tortugas verdes y hawkbill de todos los tamaños por todos lados; humphead parrot fish a tropel o solos; Leaf scorpion Fish preciosos; una marabunta de trevallies que hacían formaciones de tornados o de paredes, en donde podías intentar meterte a ver si te dejaban formar parte de la fiesta. Sin duda tiene bien merecido el título de uno de los mejores puntos de buceo del mundo porque en tu cabeza desde el minuto uno no podías parar de preguntarte ¿y no me digas que va a haber algo más alucinante que esto?

Banco de jackfish en Sipadan

Inmenso banco de jackfish en Barracuda Point, Sipadan

Marchamos a descansar un rato y a comer, de nuevo en la zona de picnic de la isla de Sipadan. Esperamos otra horita al solete comiendo arroz con pollo y mucha sandía. Y nos preparamos para la última inmersión que fue en otro de los famosos de Sipadan: Drop off, considerado uno de los 100 mejores buceos del mundo, y es que la zona de buceo norte de la isla es básicamente una pared enorme que cae a los abismos. Esta pared que rodea la isla se divide en diferentes nombres pero es básicamente la misma orografía que tiene diferente vida marina según las corrientes que le afectan. Cuadró con algo de corriente, así que volamos bajo el agua pasando desde Drop Off a Turtle Cave y de ahí a Barracuda Point de nuevo, todo en un buceo. No podíamos creernos la barbaridad de peces que vimos, porque ya sabemos que cuando hay corriente, hay más vida marina. Increíble la cantidad de tortugas que vimos y no sólo en cantidad, sino en calidad… Más grandes que nosotros mismos. Grupos de barracudas enormes que se aceraron a mirar quienes éramos, un tornado de trevallies pasando entre nosotros, un mero enorme de más de un metro, napoleon fish… A veces se juntaban tantos bichos diferentes que te tenías que plantear a donde mirabas. En fin, un lujo y el dinero mejor gastado del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *